La hermosa trampa
Aos ms tarde, una vez que me pas al lado oscuro y me hice editora, el debate se hizo ms complicado... Qu papel jugbamos nosotros? Somos los que trenzamos las cuerdas de esta hermosa trampa en la que pgina a pgina deseamos volver a caer? Qu
25/09/2017

Los hijos del Conde Olar heredaron la extraordinaria fuerza fsica, los ojos grises, el spero cabello rojinegro y la humillante cortedad de piernas de su padre


As comienza Olvidado rey Gud de Ana Mara Matute. Yo ya le haba ledo Pequeo teatro y Los hijos muertos, y me haba enamorado de aquellos Nios tontos, pero cuando aquella Navidad del 95, cay en mis manos el voluminoso libro, me pareci que all se encerraba una Ana Mara Matute mgica y poderosa. Y aunque no es servidora amiga de lecturas picas, confieso que empec a leerlo, ms por curiosidad que por otra cosa. Sin embargo, cada pgina de la novela era una puerta que llevaba a otra en un juego deliciosamente laberntico. Un juego de besos de cclopes de la Rayuela de Cortzar donde paradjicamente todo ocupaba su lugar exacto en cada una de las ms de ochocientas pginas.
Pocos aos despus, en aquellos inolvidables cursos de verano de la Universidad Menndez Pelayo, tuve el honor de charlar con ella, (el corazn en un puo y las palabras medidas para no parecer lo que era, una balbuciente estudiante con nfulas de escritora) y al contarle lo que me haba ocurrido con su novela, me contest con esa dulzura de mirada aniada: As que te tend una trampa y caste en ella.

Ay... Ana, qu sabia. No podra encontrar mejor definicin para la relacin autor-lector.

Muchas tardes de tertulia nos ha dado esa frase, querida Ana Mara, muchas. Debates entre aspirantes a escritores, palabras empapadas de vino que han rozado la madrugada preguntndonos si la literatura era una hermosa trampa en la que nos dejbamos atrapar sin remordimientos ni propsito de enmiendas. Si la literatura era una ingeniera de hermosas mentiras perfectamente enlazadas por los autores y que los lectores, reciben ansiosos por creerlas. Ms que ansiosos, podramos decir necesitados. Libros que acarician la madrugada que sigue siendo un gato encerrado en la pequea habitacin de nuestra soledad.

Aos ms tarde, una vez que me pas al lado oscuro y me hice editora, el debate se hizo ms complicado... Qu papel jugbamos nosotros? Somos los que trenzamos las cuerdas de esta hermosa trampa en la que pgina a pgina deseamos volver a caer? Qu somos los editores, trampeadores consortes, o presas? Editores, lectores, escritores...? Maldita esquizofrenia creadora.

Y sabes qu? Yo siempre defend tu trampa como la ms honrada de las teoras. Una trampilla que se abre bajo nuestros pies y nos lanza al vaco de las bellas historias, como Lewis Carroll hizo con la pobre Alicia. Sintiendo como caemos por el ntimo hueco de la lectura temiendo y deseando que llegue el final


Rosa Garca Perea
Editora de raza, tambin colabora con diferentes medios de comunicacin en el mbito de la cultura.

La editorial
 
Comunicación
Distribución
 
Envío de originales
 
Redes sociales
Todas las editoriales
 
Tienda

Editorial Almuzara
Parque Logístico de Córdoba
Ctra. Palma del Río, km 4
C/8, Nave L2, módulos 6 y 7, buzón 3
14005 - Córdoba
(+34) 957 467 081 - FAX: (+34) 957 227 819